La incomodidad nos ayuda a crecer: 5 formas de salir de tu zona de confort

La incomodidad nos ayuda a crecer: 5 formas de salir de tu zona de confort

Nadie puede negar lo bien que sienta una rutina cuando el estrés invade todo tu cuerpo. La rutina puede ser útil, tanto en el ámbito personal como el profesional. Una estructura aporta eficiencia, ayuda a los procesos automáticos de toma de decisiones y, sobre todo, nos da comodidad.

 

Criaturas del confort

De todas formas, los humanos adoptamos un comportamiento curioso respecto a la comodidad. Incluso aunque tus rutinas o hábitos no sean especialmente positivos (no vas al gimnasio aunque quieras, no viajas tanto como te gustaría, etc.), muchas veces sigues actuando así porque, en fin, es cómodo.

Por otra parte, el confort también puede atascarnos en dinámicas en las que simplemente aceptamos el statu quo. Con el tiempo, a no ser que apostemos por un cambio consciente, solemos ser incapaces de cumplir nuestros sueños y deseos.

 

Da un giro a tu vida

Si lo que quieres es crecer personalmente, alcanzar tu pleno potencial y vivir una vida de la que sentirte orgulloso, sólo hay una manera de hacerlo: salir de tu zona de confort, vivir en tus propias carnes la incomodidad que finalmente te llevará a tus objetivos.

Nos han enseñado que la incomodidad es algo negativo y que deberíamos evitarlo. Pero piensa en lo que sientes cuando te ejercitas en el gimnasio o los nervios antes de aterrizar en un país extranjero: sólo conseguirás sentir esto a través de la incomodidad.

 

La incomodidad nos ayuda a crecer: 5 formas de salir de tu zona de confort

Sal de tu zona de confort

Para llegar a ser quien realmente quieres ser, necesitas sentirte cómodo en la incomodidad. Salir de tu zona de confort no quiere decir que te enfrentes a situaciones de pánico, pero es importante que realices al menos una vez al día alguna actividad que te haga sentir algo de incomodidad.

Te sugerimos cinco maneras de salir de tu zona de confort:

 

1) Vuelve a casa por otro camino

Una de las formas más sencillas para romper la rutina es volver a casa utilizando un camino distinto. Ya sea caminando, en bici o en coche, cambiar de recorrido puede ayudarte a librarte de lo previsible, exponerte a nuevos estímulos e inspirarte.

 

2) Acepta las invitaciones

Prueba a decir durante una semana a contestar SÍ a todas las invitaciones que te hagan y mira a ver qué pasa. ¿Unas cañas después del trabajo? Sí. ¿Cena temática el miércoles? Sí. ¿Una fiesta el fin de semana? Claro. Esta actitud puede abrirte nuevas puertas, descubrirte nuevos intereses que no imaginabas que tendrías y presentarte nuevos amigos. Pruébala. Sólo una semana.

 

3) Escoge la opción con más inconvenientes

A la hora de tomar decisiones, trata de no pensar demasiado y escoge de forma impulsiva. Ya sea para decidir qué película ver en el cine o para escoger un restaurante para la cena, no le des demasiadas vueltas. La espontaneidad te permite alejarte de lo conocido y abrirte nuevos caminos.

¿Sueles tomar decisiones basadas en lo que es más cómodo? Si es así, prueba a hacer lo contrario por una semana y fuérzate a sentirte algo incómodo.

 

4) Cambia de entorno

Porque un cambio puede ser tan beneficioso como unas vacaciones. Cambiar el entorno en el que trabajas te va a ayudar a inspirarte y a insuflar la novedad en tu vida.

Reorganiza tu piso o tu escritorio, por ejemplo. Trabaja desde una cafetería o una oficina compartida. Y, por supuesto, no hay nada que te ayude a romper la rutina como viajar. Viaja a una nueva ciudad y enfréntate a nuevos retos y situaciones.

 

5) Siente el miedo y hazlo de todas formas

Como asegura Susan Jeffers en su libro Aunque tenga miedo, hágalo igual, una de las mejores formas de alejarte de tu zona de confort es sentir el miedo, pero hacerlo de todas formas. Cada vez que se te acelere el corazón al tomar una decisión o frente a una situación concreta, cuenta hasta 3 y hazlo. Piensa en cuando estás en la piscina: primero te preparas, hacer la cuenta atrás y luego das el salto.

Tanto el nerviosismo como la expectación son estados de alteración, pero podemos cambiar de uno a otro fácilmente a través de este “miedo”. Cada vez que estés nervioso, ordénate a ti mismo “¡estoy entusiasmado!” y toma la iniciativa.

 

Empieza a vivir hoy

Es el momento de dar el paso. De acabar con el statu quo. Vive la vida al máximo. ¿Quién quieres ser y a dónde quieres ir?

Como grupo internacional pionero en servicios y tecnología financiera, en Ferratum llevamos ayudando a personas como tú desde 2005. Ferratum Money es Money for the doers. Los que se mueven, los que agitan, los aventureros, los exploradores, los que nadan a contracorriente, los que bailan a su propio ritmo.

Sean cuales sean tus necesidades, nuestros préstamos personales son la forma más rápida y sencilla para obtener dinero cuando lo necesitas. Simplemente rellena el formulario en unos pocos minutos y tendrás una decisión al instante.

¿Cómo podemos ayudarte a empezar a vivir?