Línea de crédito, tarjeta de débito y tarjeta de crédito. Te lo explicamos.

Conoce la diferencia entre tarjeta de crédito, débito y línea de crédito

¿Conoces las diferencias existentes entre línea de crédito, tarjeta de débito y tarjeta de crédito?

Ferratum hoy te da las respuestas

¿Tarjeta de crédito o débito?

Son muchas las ocasiones en las que nos hemos hecho esta pregunta, y es que es muy fácil confundir ambos productos. ¿Con qué pagamos habitualmente en los establecimientos? ¿Qué tarjeta usamos para sacar dinero en un cajero?
Las diferencias que existen entre ambas son notables pero la falta de información financiera lleva, en muchos casos, a la confusión. Esta confusión también se debe, en parte, a que las personas utilizan las dos tarjetas para los mismos fines. 
Por lo general se recomienda el uso de las tarjetas de crédito para los más disciplinados en la gestión de finanzas, mientras que las tarjetas de débito están más enfocadas al consumo.
Es importante conocer las semejanzas y diferencias para saber cuándo utilizar una y cuando otra. Es primordial conocer las características de cada producto para, después, decidir cuál se adapta más a nuestros deseos y necesidades.

Ferratum te trae las características principales de ambas tarjetas:

  • Tarjeta de Débito 

Estas tarjetas son las más utilizadas, aunque muchas veces denominamos “tarjeta de crédito” a cualquier tarjeta con la que efectuamos un pago, las tarjetas habituales de banco son de débito.
Estas tarjetas se utilizan como medio de pago y están vinculadas a una cuenta corriente. Cada vez que compramos un producto, bien sea en tienda física u online, enseguida se hace el cargo en nuestra cuenta de banco. Si no disponemos de saldo en nuestra cuenta la tarjeta daría error, es decir, la operación sería rechazada y nuestra compra no podría realizarse.
La tarjeta de débito no está pensada como un medio de financiación sino como una forma de pago, es un mero instrumento con el que accedemos a nuestra cuenta, o dicho de otra manera, es un trozo de plástico que traslada el dinero de nuestra cuenta corriente hasta las cuentas bancarias de las tiendas en las que realizamos nuestras compras.
Estas tarjetas nos permiten hacer trasferencias y sacar el dinero que necesitemos en cualquier cajero. En definitiva son un medio de pago que nos permiten disponer del capital que tengamos ahorrados en nuestra cuenta bancaria.
Las entidades bancarias no suelen cobrar gastos de emisión y de mantenimiento para sus tarjetas de débito y las comisiones de retirada de dinero en cajeros automáticos no son muy elevadas.

  • Características generales de las tarjetas de débito

  1. Con las tarjetas de débito es posible retirar efectivo en cajeros automáticos y en oficinas de banco.
  2. Estas tarjetas son válidas para hacer compras en comercios. Al realizar esta operación se produce un cargo instantáneo en nuestra cuenta corriente por el importe gastado.
  3. Es necesario disponer de fondos suficientes en nuestra cuenta corriente en el momento en que efectuemos un pago o saquemos dinero del cajero (existen excepciones, pues algunas tarjetas de débito permiten incurrir en descubiertos de bajo importe) Los gastos se descontarán de nuestra cuenta corriente. Y es aquí donde encontramos la principal diferencia entre tarjetas de débito y crédito.
  4. Para las compras habituales (supermercado, moda, perfumería…etc) las tarjetas de débito son la mejor opción pues no debemos pagar intereses de ningún tipo ya que todo el capital se extrae de los ahorros depositados en nuestra cuenta bancaria.
  5. Es requisito indispensable disponer de cuenta corriente en la entidad bancaria que nos ha proporcionado la tarjeta.
  6. Las tarjetas de débito son muy útiles porque nos ayudan a llevar un seguimiento de nuestros gastos. En cualquier momento podemos consultar nuestros movimientos y el saldo disponible de nuestra tarjeta. Esto es importante porque nos facilita el control de deudas. Si acudimos a pagar un producto y no disponemos de dinero suficiente la compra no se lleva a cabo.
  7. El cliente acuerda un límite de gasto diario con el banco, por motivos de seguridad. De esta forma aunque se dispongan de fondos suficientes la operación no podrá efectuarse si se supera este límite.
  8. Las tarjetas de débito disponen de menos seguros asociados a la tarjeta.
  9. Las comisiones de tarjetas de débito son más baratas que las de crédito. El importe varía dependiendo de la entidad bancaria.
  10. Algunos bancos no imponen ningún tipo de comisión en tarjetas de débito.
     

Conoce las diferencias entre tarjeta de crédito y débito
 

  • Tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito como la de EVO, no son únicamente una forma de pago, también son un medio de financiación y quizá es por esto por lo que su mecanismo de funcionamiento es mucho más complejo que el de las tarjetas de débito.
A la hora de realizar compras en tiendas físicas u online el proceso cambia. Las tarjetas de crédito, a diferencia de las de débito, permiten hacer compras sin disponer de la cantidad necesaria en nuestra cuenta corriente. Los pagos se aplazan por un tiempo determinado (un mes aproximadamente). Una vez ha vencido la fecha estimada el cliente tendrá el deber de saldar la deuda. En la mayoría de los casos la cuenta asociada dispone de fondos y la deuda se cobra directamente pero en el caso de que no tenga fondos se activarán los intereses de la tarjeta de crédito, que pueden oscilar entre el 12 y el 20%.
Otra diferencia notable son las comisiones. Las tarjetas de crédito tienen unas comisiones bastante más elevadas que las existentes en tarjetas de débito.
La retirada de dinero en cajeros supone ya un coste elevado (20% aproximadamente). Es por esto que es importante conocer las características de ambas tarjetas para saber cuál se ajusta mejor a nuestras necesidades. Además estas tarjetas también tienen un coste anual de emisión y mantenimiento. Pero, sin duda, el punto positivo de estas tarjetas es el margen de pago, pues si se necesita hacer una compra urgente y no se dispone de dinero suficiente con las tarjetas de crédito se podrá efectuar la compra.

  • Características generales de las tarjetas de crédito

  1. Debemos concebir las tarjetas de crédito como medio de financiación y no solo como forma de pago.
  2. Podemos hacer compras sin gastar dinero al instante y, posteriormente, podremos devolverlo en distintos plazos.
  3. No es necesario disponer de fondos en la cuenta corriente para realizar compras (siempre y cuando no superemos el límite preestablecido).
  4. Para obtener una tarjeta de crédito es necesario presentar un justificante de ingresos o la domiciliación de una nómina o pensión. Pues es necesario que el banco sepa que podremos hacer frente a posibles deudas.
  5. El cliente deberá devolver el dinero utilizado más costes e intereses.
  6. El límite establecido de crédito aparecerá en el contrato de la tarjeta aunque es posible cambiar este importe con el tiempo.
  7. El pago de la deuda deberá efectuarse a principios de mes (o los días estipulados en el contrato, que variará según el banco)
  8. Se puede realizar un aplazamiento de pago si el cliente no puede hacer frente a la deuda pero estos aplazamientos tienen un incremento en los intereses. Además si el cliente paga sus deudas a tiempo podrá tener futuros descuentos y puntos que irán asociados a las compras con tarjeta de crédito.
  9. Estas tarjetas disponen de seguros, a diferencia de las tarjetas de débito.
  10. La principal ventaja es que en caso de urgencia o improvisto se podrá utilizar esta tarjeta sin necesidad de tener dinero en la cuenta


                                                                                                 ​Conoce todo lo que necesitas saber acerca de las tarjetas de crédito, débito y línea de crédito
  • Línea de crédito

Ahora que ya hemos conocido las características y diferencias de las tarjetas de crédito y débito vamos a hablar de otro servicio diferente: las líneas de crédito.

Este concepto también es habitual que lleve a confusión, muchos lo relacionan con las tarjetas de crédito pero ambos productos presentas importantes diferencias.
Quizá este servicio esté dirigido a un público diferente pues, las líneas de crédito, son más utilizadas por empresas que por particulares.
La línea de crédito es la autorización que un banco o entidad financiera otorga a una empresa para disponer de financiación y así poder afrontar pagos utilizando dinero en efectivo. Se establecerá un límite en cantidad pero este, normalmente, es bastante más elevado que el de las tarjetas de crédito. Los plazos también son más flexibles.
Las entidades evalúan los ingresos y gastos de las empresas para juntos acordar un límite de cantidad y gestionar los plazos de pago.
Las líneas de crédito son muy positivas en cuanto a que las empresas, gracias a ellas, pueden afrontar pagos puntuales urgentes.

Son muy utilizados para pagar nóminas, proveedores, materiales…etc.
Es muy común que las empresas tengan meses de menor productividad y es en estos momentos cuando la línea de crédito sirve de gran ayuda.
Muchas entidades también tienen disponibles líneas de crédito para particulares. Siguiendo las mismas condiciones de evaluación de ingresos para el posterior acuerdo de plazos y cantidades.
En el caso de la línea de crédito la cantidad otorgada a la empresa, autónomo, particular…etc., estará disponible para que se pueda retirar la cantidad que se necesite las veces que sea necesario siempre y cuando no se supere el límite. Si finalmente la empresa no necesitase el dinero de su línea de crédito solamente pagaría los costes establecidos de emisión, sin intereses ni capital añadido.

Haz tus pagos online con la tarjeta que mejor se adapte a tus necesidades

¿Se han aclarado todas tus dudas? ¿Ya sabes diferenciar entre una tarjeta de crédito de una de débito? ¿Te ha resultado interesante el funcionamiento de la línea de crédito?

Estas opciones pueden ser interesantes para gastos puntuales de cuantías elevadas.
Pero… ¿Y si solo necesitas 100, 200,300 euros? En ese caso te traemos la mejor opción: los microcréditos online.
Solicita un crédito rápido con nosotros de 50 a 700 euros, a pagar entre 5 y 45 días, y disfruta de un servicio rápido, seguro y efectivo. Con nuestros préstamos inmediatos, los gastos puntuales de cantidades pequeñas estarán solucionados.
Un crédito online de Ferratum puede convertirse en un soplo de aire fresco, en un empujón en un momento de parada, en una alternativa fiable y rápida.
Salda tus deudas y disfruta de tu dinero ya con los microcréditos rápidos de Ferratum.

Solicita tu préstamo de dinero rápido sin necesidad de esperas, largos trámites, nómina o aval.

Solicita ya tus créditos rápidos online
y disfruta de tu dinero sin preocupaciones.