Consejos y trucos sobre cómo gestionar mejor sus finanzas durante esta crisis global

Covid-19

La situación en España ha cambiado considerablemente y ahora tenemos otras obligaciones y necesidades. El Gobierno aprobó un Real Decreto Ley con todas las medidas para atajar esta pandemia. Ferratum pone a su disposición acceso al B.O.E (link).

Aquí te dejamos información básica sobre el COVID-19

¿Qué es el Coronavirus y qué deberíamos saber de él? 

El Coronavirus, también conocido como COVID-19, ha sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Está inundando los medios de comunicación, y el tema está en boca de todos, lo que está afectando a nuestro día a día. En España todos estamos preocupados por proteger a los más vulnerables, a nuestros mayores, personas con problemas en el sistema inmunológico u otras enfermedades como diabetes, asma o enfermedades inmunes.  

¿Cómo podemos protegernos nosotros y a nuestros seres queridos? 

Estas son las recomendaciones de nuestro Ministerio de Sanidad: 

  • Distancia social 
  • Aislamiento 
  • Lavarse las manos 
  • Estornudar o toser en la parte interna del codo 

Señales frecuentes de infección: 

  • Síntomas respiratorios 
  • Fiebre 
  • Tos 
  • Pérdida del gusto y olfato
  • Falta de aire o dificultad respiratoria 
  • En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo, fallo renal o incluso la muerte. 

Este no es el primer virus que ha sufrido la humanidad, pero para muchos de nosotros es el primero que ha generado otro riesgo que hay que controlar - el riesgo financiero.

Estos son algunos consejos y trucos sobre lo que puedes hacer para proteger tus finanzas personales. 

1. Revisar el presupuesto 

Si, así es. Las hojas de cálculo nunca habían parecido tan atractivas como ahora. Si nunca has preparado antes un presupuesto, este es el mejor momento para hacerlo. Fíjate en tus ingresos y gastos, desglosa los conceptos para ver en cuáles puedes recortar. También es el momento de ver cuáles son tus ahorros y cómo puedes gestionar tu dinero frente a imprevistos.

2. Recortar los consumos 

               Piensa en soluciones inteligentes respecto al uso del agua, gas y electricidad.

Reducir la duración de la ducha, encender la luz solo en aquellas habitaciones que uses, o aprovechar al máximo los rayos del sol, puede ayudar a aumentar el ahorro. Al fin y al cabo, disfrutar de unos rayos de más durante el día y absorber más vitamina D dentro de casa no hace daño a nadie. 

3. Trabajar desde casa 

Obviamente, esto dependerá de las circunstancias de tu trabajo, pero acuérdate de esos días en los que soñabas con trabajar en pijama. Bueno, para mucha gente levantarse de la cama 10 minutos antes de empezar a trabajar es ya una realidad. Si tu lugar de trabajo te permite esta opción, ¡aprovéchela! te permite ahorrar costes de combustible y transporte. ¡Así ganamos todos! 

4. Revisar y renegociar 

Es una buenísima costumbre vigilar cada año los seguros, teléfono, internet y cualquier otra suscripción on-line (incluido el entretenimiento) y ver si necesitas actualizar o rebajar los planes.  Con unas cuantas llamadas puede ahorrar cada año. Dicho esto, y a no ser que sea esencial, lo mejor es no cancelarlos , es importante recordar que a largo plazo todavía puedes necesitar estos servicios.

5. Pulsar pausa antes de entrar en pánico 

Si estás pensando vender algo (propiedades personales, acciones, la exprimidora etc..), primero presiona el botón de pausa. Piensa a largo plazo, y valora si una «liquidación total» es la decisión correcta. Es importante buscar alternativas. 

6. Hablar con los niños sobre dinero y alternativas 

Si tienes hijos, y es la primera vez que reciben un no cuando piden algo que está en su lista de cosas no esenciales, la elección de palabras es primordial. Explícales que estamos decidiendo en qué gastar el dinero ahora mismo, esto muy diferente a «no podemos permitírnoslo».   

7. Comprar las cosas esenciales 

Almacenar cosas esenciales no es vital para nuestra supervivencia. Debemos mantener la calma, compremos solo lo que necesitemos y recordemos que todo el mundo necesita desinfectante de manos y jabón, así que, si vaciamos los estantes de esos artículos, no quedará ninguno disponible para uso de otras personas. 

8. Apoyar a las empresas locales 

Antes de entrar frenéticamente y demasiado a fondo en el presupuesto, pensemos un segundo en las empresas locales y las empresas más pequeñas, que podrían verse afectadas por este brote. Cumplamos con nuestra parte de mantener la «actividad comercial habitual» y lograr que nuestra economía siga funcionando lo mejor posible. Ya están produciéndose bastantes cambios en nuestra rutina diaria para cumplir con la nueva normativa, intentemos que el resto de nuestras vidas siga transcurriendo con normalidad y ayudemos a nuestra economía ofreciendo nuestro apoyo a las empresas locales y pequeñas. 

 

Son esos pequeños cambios los que nos ayudan a cuidar nuestra salud - tanto físicamente como en el aspecto financiero, para que podamos seguir disfrutando de las cosas de la vida que nos importan.