Cómo volver a la rutina después del verano

El verano consiste básicamente en dejar las preocupaciones diarias a un lado, relajarnos y darnos algunos caprichos. Comemos y bebemos más de lo que deberíamos, dormimos a horas extrañas y rompemos con la rutina. Hey, es parte de la magia de las vacaciones.

Todas estas actividades sociales, las comidas y cenas fuera, las rondas extra, los hoteles y los viajes, claro, suelen implicar salirse un poco del presupuesto habitual (aunque también se puede ahorrar en verano). Pero no vamos a poner precio a bonitos recuerdos con amigos y familia bajo el sol, ¿verdad?

En cualquier caso, el verano ya se está acabando y es hora de volver a la rutina. Es decir, de volver a trabajar, a comer normal, a hacer ejercicio y, por supuesto, a prestar atención a tu economía doméstica otra vez.

 

Afronta la realidad

En otras palabras, mira cara a cara a tus deudas de verano. Pero antes, es importante que dejes a un lado los sentimientos negativos y te quedes sólo con los positivos. Identifica lo que debes y ponte manos a la obra.

Establece un presupuesto de lo que puedes gastar y lo que debes ahorrar. Con ir apartando un poco cada sueldo, 100€ o 200€, debería ser suficiente, aunque sea para darte cuenta de que estás yendo en la dirección correcta para cancelar tus deudas y de que tienes todo bajo control.

 

Aquí y ahora

Pero imagina que, además de tus deudas de verano, te encuentras con que tienes facturas urgentes que pagar, el crédito de tu tarjeta está al límite, necesitas hacer la compra de la semana pero no te ingresan la nómina hasta dentro de unos días. Un problema, ¿verdad?

Es en estos casos en los que necesitas un pequeño empujoncito. Por eso en Ferratum hemos diseñado nuestros micropréstamos rápidos, flexibles y 100% online. Puedes solicitar uno en pocos minutos, sin papeleos, y te comunicaremos la decisión al instante.

 

Planifica a largo plazo

Una vez has establecido el plan inmediato para librarte de tus deudas, es importante que también pienses a largo plazo con tu presupuesto en la mano. Establece un objetivo que quieras alcanzar y una hora de ruta para conseguirlo.

Además de lo que vayas apartando nómina a nómina, dependiendo de lo que debas, es posible que te interese conseguir una fuente extra de financiación. Por ejemplo, ¿puedes ofrecer tus servicios como freelance por unas horas el fin de semana? ¿Puedes vender algo que no necesites? Hay mil maneras de ganar algo de dinero extra.

Decidas lo que decidas, es importante que notes que tienes el control de tus finanzas y que las vacaciones han merecido la pena.

--

¿Y tú cómo te estás enfrentando a la vuelta a la realidad? Cuéntanoslo por Facebook, Twitter y Google+, ¡somos todo oídos! Permanece atento a nuestro blog, publicamos artículos de lo más interesante.

Si quieres saber cómo hacer tu vida más fácil, entra en Ferratum.