Cómo reducir tus gastos en verano

Si tu familia se parece a las demás, hay bastantes probabilidades de que tu verano te haya salido algo caro. Hayas estado en el extranjero o en España, parece que en verano el dinero se desvanece de tu cartera. Desde las comidas a las cenas, pasando por las actividades familiares, parece que nuestros gastos no tienen límite.

Casi 22.000 hogares participaron en el Barómetro Internacional de Verano de Ferratum Group 2018, una encuesta que estudia el consumo de 18 países de todo el mundo en las vacaciones de verano. En la edición de este año, el 26% de los encuestados aseguraban que preveían gastar más dinero este verano que el anterior, mientras que el 40% respondieron que el gasto sería el mismo del año anterior.

A pesar de que estamos empezando a encarar las últimas semanas de verano, aún queda mucho sol que disfrutar. ¿Pero sobrevivirá tu saldo en el banco? Tranquilo, en Ferratum Money tenemos un consejo para ti.

 

Sabemos en qué te has gastado el dinero en verano

Al ser preguntados por el porcentaje del salario mensual que iban a gastar, los resultados mostraron que los noruegos utilizarían el 68,5%, los letones un 67%, los croatas 61,2% y los mexicanos un 60,3%.

¿Y en qué se gasta todo ese dinero la gente? Según resultados de la encuesta, el gasto principal serían los viajes domésticos (11,3%), seguido por compras de moda (10,7%) y actividades sociales, como viajes a la playa, fiestas y comidas en restaurantes (10%).

Aquellos que planeaban viajar afirmaban que dedicarían a ello casi el 40% de su presupuesto veraniego de media. Más concretamente, los participantes alemanes aseguraban que dedicarían a viajar el 50,8% de su presupuesto, los búlgaros un 45,8%, los finlandeses un 41,1% y los polacos un 40,1%.

 

Las mejores cosas de la vida son gratis

El verano no debería costarte un ojo de la cara. Si has gastado más de lo esperado este verano, como muchas otras familias, la mejor manera de reducir tus gastos es buscar actividades gratuitas (o casi) que puedas disfrutar con tu familia.

Prepara tus propias comidas y llévatelas a un parque para disfrutarla con tu familia de una forma relajada. Y si no quieres dejar de ir a cafeterías y restaurantes, echa un vistazo a nuestros consejos para cenar barato fuera de casa.

El verano es sinónimo de ir a la playa. Y lo mejor de ir a la playa es que no cuesta dinero excepto, quizás, el precio del transporte. Aprovecha estos últimos días de calor al máximo, luego en invierno los echarás de menos.

Descubre actividades o monumentos cercanos a tu ciudad. Como podrás imaginar, las escapadas en coche o tren a tu alrededor son muchísimo más baratas que un viaje al extranjero. Además, los museos y galerías de la mayoría de las ciudades ofrecen entrada gratuita ciertos días de la semana o a ciertas horas. Echa un vistazo a sus páginas web y aprovecha para visitarlos.

¿E ir al cine? La verdad sea dicha, sigue siendo muy caro, y no sólo por el precio de las entradas, sino por todo lo que conlleva: palomitas, bebidas… te acaba saliendo por un pico. En lugar de eso, ¿por qué no alquilar una película en iTunes o ves una de tu plataforma favorita y compras, mucho más barata, toda la comida que quieras?

¡Haz que el final del verano sea más cartera-friendly!