6 trucos para ahorrar dinero en invierno

A medida que nos acercamos al final del colorido (aunque corto) otoño, las temperaturas van bajando, los días se acortan y vemos menos el sol. Por suerte, aún nos queda algo de tiempo antes de que el invierno llegue de pleno.

El invierno es, por supuesto, ese momento del año en el que las facturas del gas y la electricidad se disparan, dado que usamos más luz artificial y encendemos la calefacción.

A pesar de todo, es posible ahorrar dinero en invierno. Desde Ferratum te damos 6 consejos útiles:

 

¡Cerrad escotillas!

Bromas, aparte, lo primero que hay que hacer para prepararse ante el invierno es asegurarte de que no hay ninguna corriente indeseada que se cuela en tu casa. ¿Dónde buscar? Como puedes imaginar, los lugares más habituales suelen ser puertas y ventanas, ya que son los que dan al exterior.

Aunque parezca irrelevante, colocar un burlete en la parte baja de tu puerta puede hacer milagros: no sólo evita la entrada de aire frío, sino también de suciedad. Las ventanas pueden sellarse simplemente con silicona, lo que contribuirá bastante al aislamiento de tu casa.

 

Cocina en casa productos de temporada

El siguiente consejo es un tres en uno: ahorra dinero al comprar productos de temporada, ahorra dinero al cocinar en casa en vez de comer fuera, ahorra dinero al usar el calor del horno para calentar tu casa.

Comprar frutas y productos de temporada es una fantástica de ahorrar dinero: naranjas, mandarinas, kiwis, escarola, zanahorias, calabaza, alcachofas… son algunas de las muchas opciones disponibles, con las que puedes cocinar sopas, guisos y estofados, perfectos para los meses más fríos.

Y si además cocinas platos al horno, o pasteles y dulces, deja abierto el horno y que fluya el calorcito hacia el resto de la casa.

 

Abrígate bien

¿Te acuerdas de que, de niño, siempre que querías subir la calefacción, tus padres te decían “Si tienes frío, ponte un jersey”? ¡Bien, pues estamos a punto de decirte lo mismo!

Si con la calefacción no tienes suficiente, te recomendamos que te alejes lo máximo posible de los radiadores portátiles. Estos radiadores eléctricos suelen ser la principal razón de que las facturas eléctricas se disparen.

Si estás en la cama o en el sofá viendo la tele, cúbrete con una manta los pies o los hombros. Si vas en camiseta, mejor ponerte un jersey que subir la calefacción (¡ya te habíamos avisado de que te lo íbamos a decir!). ¿Que vas descalzo por casa? Ponte ahora mismo unas pantuflas o unos calcetines gordos. Además, si los pies están calientes, los cuerpos también.

 

6 trucos para ahorrar dinero en invierno

 

Baja las persianas

Persianas y cortinas pueden jugar un papel importante a la hora de ahorrar energía. Juega con ellas y verás el partido que les sacas.

En las horas de luz, abre todo de par en par y deja que entren los ansiados rayos y calienten tu casa. Cuando empieza a oscurecer, haz lo contrario, baja las persianas y corre las cortinas y así mantendrás mejor el calor. Si lo piensas, funcionan como una capa extra de aislamiento.

 

Calienta bien la habitación

Si a pesar de las capas de ropa no te queda más remedio que usar un calefactor eléctrico, asegúrate de hacerlo correctamente.

Cierra puertas y ventanas de la habitación concreta que quieres calentar, para así evitar que el calor se vaya a otras estancias. Además, ten en cuenta que son mucho más efectivos en espacios pequeños que amplios, así que escoge bien tu objetivo.

 

Utiliza bombillas LED

En los días más cortos y tristes de invierno es lógico que gastemos más electricidad. Pero ese gasto no será tan elevado si utilizamos bombillas LED. Sí, es posible que las bombillas LED sean más caras que las normales, pero no sólo utilizan un 20% de la energía, sino que también duran más. Recuerda que, ante la libertad de elegir, es una inversión rentable a largo plazo.

Además, si de paso quieres crear un ambiente acogedor e íntimo, puedes utilizar velas. Evidentemente no tiene sentido utilizarlas continuamente, aparte de que hay que hacerlo con cuidado, pero no es mala idea si quieres que tu casa luzca más bonita de vez en cuando.

Y tú, ¿tienes algún truco para ahorrar dinero en invierno? ¡Cuéntanoslo!