6 maneras de prevenir el fraude con tarjetas de crédito

Trabajas duro por tu dinero, así que es importante mantenerlo seguro. Un método inteligente para garantizar la seguridad de tu dinero es no arriesgarse con tus tarjetas de crédito y bancarias. Te traemos 6 maneras fáciles de prevenir el fraude con tarjetas de crédito:

1. Mantén los ojos en tu tarjeta de crédito

Afortunadamente, la mayoría de comercios son lugares seguros para usar una tarjeta bancaria. Sin embargo, hay algunas manzanas podridas en el mundo. No olvides mantener los ojos en tu tarjeta de crédito cuando pagues. Si tu tarjeta está fuera de la vista, eso da la oportunidad de copiar la información de tu tarjeta de crédito y el código de seguridad en el reverso de la tarjeta.

2. Ten cuidado con los dispositivos ATM skimmer

Los dispositivos Skimmer, y más recientemente, los shimmers, pueden instalarse en cajeros automáticos o máquinas de pago para copiar la información de tu tarjeta. Para evitar los skimmers, ten en cuenta si el teclado o la ranura para tarjetas está suelta o tiene un aspecto diferente o voluminoso. Además, también se instalan pequeñas cámaras para capturar los códigos PIN de los clientes. Si una cámara apunta al teclado, tenga cuidado. Usa la mano para cubrir el teclado cuando escribas el código PIN puede ser una buena forma de protegerse.

Existen otros sistemas de fraude más sofisticados, ya que a simple vista es muy difícil detectar la manipulación. Estos modelos más sofisticados de skimmers se instalan en el interior de la ranura para tarjetas y, por lo general, no se pueden ver a simple vista. Para protegerte, paga dentro de las gasolineras siempre que sea posible y evita los cajeros automáticos independientes, especialmente en áreas remotas.

3. Considera diferentes opciones de pago

Siempre que recibas una nueva tarjeta de crédito, firma el reverso inmediatamente. De esta manera, no tendrás que dejar una "pizarra en blanco" para que otra persona la firme en caso de pérdida o robo de la tarjeta. Del mismo modo, considera dejar las tarjetas de crédito o bancarias en casa cuando no las necesites.

En algunos casos, los métodos contact less pueden ser más seguros que las tarjetas. La tecnología de aplicaciones de pago como Apple Pay y Android Pay no pueden ser detectadas como una tarjeta física.

4. Controlar tus cuentas bancarias y la actividad de tu tarjeta

No olvides estar atento a cargos sospechosos o transacciones que no puedas recordar. Algunas personas sólo revisan sus cuentas o actividades de la tarjeta ocasionalmente, por lo general a la hora de realizar los pagos. Sin embargo, si observas regularmente tus cuentas, es más probable que puedas detectar un fraude a tiempo.

Si encuentras algo inusual puedes ponerte en contacto con la compañía de la tarjeta de crédito o el banco y preguntar qué hacer. Muchas veces, hay números específicos para llamar en estos casos. Ten a mano estos números de emergencia para que puedas actuar si hay problemas.

5. Ten cuidado con las estafas de phishing

Los estafadores harán todo lo posible para atraparte con la guardia baja. ¿Qué mejor manera que intentar ganarse tu confianza y pedir información personal? Si no esperabas ser contactado por esta compañía, sospecha primero y asegúrate siempre.

Por ejemplo, si recibes una llamada telefónica pidiendo información personal. Pídele a la persona su nombre, departamento y número de teléfono para devolverles la llamada. Este es un paso para ayudar a verificar la autenticidad. Si dudan en dar esta información o si no puedes devolverles la llamada, es probable que haya un problema.

En cualquier caso, siempre debe ser una señal de alerta si se te piden los números de tarjeta de crédito por teléfono o por mensaje de texto (si esta transacción es algo que tu no has iniciado). Los bancos no te llamarán nunca para pedirte tu número de tarjeta de crédito o código PIN.

6. Use el sentido común para comprar online

La primera regla es fácil: compra solo en sitios web y tiendas online en las que confíes. Esto significa que es más probable que la información de tu tarjeta de crédito esté segura. Además, no compres en un sitio web que no sea seguro. Puedes ver esto por el "https://" comenzando la URL (en lugar de sólo http) y un candado que se muestra en la barra del navegador.

La segunda regla es mantener tu ordenador seguro con un software antivirus y de malware. Antes de dar cualquier dato personal a través de internet, asegúrate de que el sitio web es de confianza y evita hacer clic en páginas web sospechosas.