5 consejos para no volverte loco durante la Navidad

Las vacaciones ya casi están aquí. Puede que ya lo hayas deducido por los anuncios de la televisión y de las largas listas de cosas por hacer. Una vez que las decoraciones de Halloween desaparecen, noviembre trae Acción de Gracias a los Estados Unidos. Además, el Black Friday y el Cyber Monday dan el pistoletazo de salida a las compras navideñas.

Pero eso no es todo, las celebraciones religiosas, las visitas de Santa Claus, las fiestas navideñas y las fiestas de Año Nuevo también están en el horizonte. ¿Qué puedes hacer para sacar el máximo provecho de estas semanas tan ajetreadas? Te traemos 6 consejos para no volverte loco esta navidad:

1. Ahorra dinero en regalos de Navidad

Se dice que dar regalos es incluso mejor que recibir regalos. Pero todos tenemos nuestras limitaciones de dinero, así como de tiempo. Considera la posibilidad de tener un método de "amigo invisible" para los regalos con familiares y amigos adultos. Esto significa que los participantes reciben un regalo de una persona seleccionada al azar, generalmente con un precio máximo. Todo el mundo recibirá un regalo ¡y solo tendrás que preocuparte de comprar algo para una persona!

Muchos padres estarán de acuerdo en que los niños tienen demasiados juguetes. Sin embargo, a los niños les encanta recibir regalos y eso es algo intrínseco a la Navidad. Pregunta con anticipación para averiguar si hay algo específico que necesitan los más pequeños. O, incluso, coordina con la familia para comprar entre todos un regalo más grande. Este método también funciona muy bien con los adultos.

2. Aprovecha las ofertas

Noviembre está lleno de ofertas relacionadas con las compras navideñas. Haz tu lista de regalos lo antes posible para aprovechar las ofertas del Black Friday y del Cyber Monday. Debido a la fuerte competencia, muchos minoristas continuarán teniendo ofertas durante todo el mes de noviembre e incluso hasta diciembre. De esta forma, puedes ahorrar mucho dinero y tiempo en conseguir los regalos y acertar seguro.

No obstante, también existen ofertas para los que compran los regalos en el último momento. Justo antes de Navidad a menudo hay ofertas de última hora. Probablemente no es prudente dejar los regalos importantes para el 23 de diciembre. Sin embargo, si olvidaste a alguien, puedes estar de suerte. ¿O tal vez podrías conseguir un pequeño regalo para ti?

3. Compra alimentos con anticipación para las cenas de los días festivos

Tal vez cocines para la familia o asistirás a una cena con sus amigos. De cualquier manera, puedes ir al supermercado con tiempo para las cenas de los días festivos. Trata de comprar productos que se conserven, como alimentos enlatados, especias y productos congelados. Más tarde, puedes concentrarte en obtener una lista más corta de alimentos frescos más cerca de la fecha. De esa manera es menos probable que te quedes con la nevera llena de comida y el (casi) inevitable viaje extra a la tienda para conseguir esa única cosa que olvidó en el gran día.

Cocinar con antelación también es posible, pero requiere un poco más de planificación. Si tienes alimentos que se pueden congelar fácilmente (¡y aun así son sabrosos cuando se calientan!), ¿por qué no cocinarlos con anticipación?

Si has leído estas ideas y no has podido pensar en algo que pueda comprar antes o cocinar de antemano, entonces tal vez podrías empezar con algo pequeño como planear el menú y la lista de compras. Eso te ahorrará algunos dolores de cabeza en el futuro.

4. Planifica las pernoctaciones con suficiente antelación

Muchas veces, durante las vacaciones renuncias a la comodidad debido a la gran cantidad de familiares en una sola casa. Una forma de minimizar este factor estresante es planificar con suficiente antelación y dejar claras las necesidades de cada uno.

Por ejemplo, es maravilloso cuando vuelves a casa por Navidad y tu madre te ha hecho la cama con tus sábanas favoritas. Sin embargo, esa podría no ser la opción más cómoda. Considera la posibilidad de reservar un hotel cercano para que puedas disfrutar de lo mejor de ambos mundos: tiempo con la familia y espacio para ti. Comunicando esto con anticipación y reservando habitaciones de hotel mientras estén disponibles, puedes ahorrarte mucho estrés y encontrar un equilibrio saludable entre el tiempo juntos y un lugar para relajarte.

5. Pasa unas vacaciones sin estrés con la familia y los amigos

Sentarse alrededor de la mesa con la familia y los amigos es una gran manera de mantenerse conectado y disfrutar de la Navidad. Sin embargo, a veces esto puede ser agotador porque muchas personas traen buena y mala energía, por lo general no ayuda que la limpieza, la cocina, la planificación y los viajes puedan ser estresantes antes de que todo el mundo finalmente se reúna.

Por esa razón, mantén la política, los desacuerdos y los juicios lejos de tus discusiones. ¿Te preguntas por qué tu padre votó por ese candidato político? ¿No estás contento con el nivel de vida de tu cuñada? Siéntete libre de tener tus opiniones (y las de otros), pero las fiestas son el peor momento para tratar de discutirlo. Recuerda el verdadero motivo de la Navidad: ¡paciencia, buena voluntad y energía positiva!