5 consejos para protegerte del sol en verano

¿Estás a punto de visitar tu destino soleado favorito o estás planeando una escapada? De cualquier manera, disfrutar del sol será probablemente una opción a tener en cuenta en verano. Descubre nuestros 5 consejos de protección contra el sol para mantenerte a ti y a tu familia protegidos este verano.

1. Ten cuidado con el sol

Suena contradictorio, ir a una playa y luego quedarte a la sombra. Pero tomar descansos del sol no significa que no puedas disfrutar de la experiencia completa de un clima caluroso. Recuerda buscar sombra especialmente durante las horas punta del día, cuando los rayos del sol son más fuertes. Esto es desde el final de la mañana hasta el final de la tarde, que son las horas más soleadas del día.

Protegerte del sol bajo una sombrilla te ayudará a asegurar que tu piel no reciba demasiado sol, lo que puede contribuir al envejecimiento prematuro, así como a aumentar tu riesgo de cáncer de piel.

2. Aplícate abundante protector solar

Hay una amplia selección de protectores solares disponibles hoy en día, sean cuales sean tus necesidades. Estos incluyen impermeable, resistencia al sudor, alta protección, protector solar facial e incluso bálsamos labiales con SPF, por nombrar sólo algunos. Eso significa que siempre debes buscar el protector solar adecuado para ti. Busca al menos 30 SPF y protección UVA y UVB de amplio espectro para obtener el máximo beneficio.

Si compras protectores solares impermeables o deportivos, eso no significa que te protegerá siempre. Cada protector solar debe ser aplicado cada 2 horas más o menos y cada vez que estés sudando mucho o vayas a nadar. En caso de duda, consulta las instrucciones del producto.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que las cantidades importan porque la loción o crema debe cubrir completamente tu piel. La Academia Americana de Dermatología estima que entre el 25 y el 50% de las personas se aplican muy poco protector solar. ¿Cuánto necesitas para cubrirte? Depende del tipo de cuerpo, pero un adulto normalmente necesitaría al menos 30 ml para cubrir todo el cuerpo.

3. Usa gafas de sol y sombreros

Las gafas de sol son algo más que una declaración de moda: protegen tus ojos de los rayos nocivos e incluso de las arrugas. No olvides a los más jóvenes y a los niños. Los expertos estiman que la mayor parte de la exposición a los rayos UV de una persona ocurre ya en nuestra niñez y adolescencia. Esto significa que toda la familia debe utilizar gafas de sol.

Al igual que el protector solar, lee la letra pequeña cuando compres gafas de sol. Ya sea que optes por gafas de sol baratas o más caras, la cantidad de protección debe ser comprobada. Sin embargo, la mayoría de las marcas de gafas de sol reconocidas son opciones seguras. Para los usuarios de gafas, hay opciones de obtener gafas de sol con aumento incorporado para que puedas obtener lo mejor de ambos mundos, ver bien y proteger tus ojos al mismo tiempo. Además, puedes pensar que todo el mundo se ve más cool en la playa con sus gafas de sol.

4. Tómatelo con calma, te lo has ganado

¡Baja el ritmo! En los días soleados y las vacaciones en climas cálidos, es hora de disminuir la velocidad. Si quieres hacer ejercicio para bombear el corazón, trata de limitarlo a las horas de la mañana y de la noche cuando está más fresco y los rayos del sol no son tan intensos.

Después de un partido de voleibol de playa, no olvides descansar un poco. Incluso, las personas en buena forma física pueden estar en riesgo de problemas relacionados con el corazón e incluso de insolación. Después de todo, ¿qué es el verano si no un poco de desconexión?

5. Mantente hidratado

El agua es fundamental para mantenerse sano y las recomendaciones de la cantidad correcta varían. Incluso si estás disfrutando de otras bebidas, no te olvides de beber agua pura siempre que sea posible. La BBC explica algunos de los hechos y mitos detrás de la hidratación, mostrando que una cantidad fija por día es un poco difícil de conseguir.

Sin embargo, todos los expertos están de acuerdo en que el agua es importante y que es necesario mantenerse hidratado en los meses de verano. Cuanto más sudes, y cuanto más calor haga, más probable es que necesites aumentar tu consumo de agua. Escucha a tu cuerpo y bebe agua cuando tengas sed. Cuando sudamos, también transpiramos minerales de nuestro cuerpo y no sólo agua. Así que, no olvides tomar algo con tu agua.

¿Pensando en una escapada de verano? Descubre los 5 destinos de verano que te proponemos para familias con niños pequeños...