Aprende cómo aprovechar al máximo tu verano con los consejos de expertos para ahorrar en familia

Junio significa pasar tiempo con la familia y amigos, buen clima y más actividades al aire libre. Pero ¿cómo afecta a tu cartera? En realidad, el verano ofrece muchas maneras sorprendentes de ahorrar dinero. Échale un ojo a los 5 sencillos consejos que podrían ayudar a tu familia a ahorrar durante el mes de junio:

1. Abrir una cuenta bancaria o una línea de crédito para los días festivos

En verano se gasta a un ritmo diferente que en otras épocas del año. Un buen consejo para las familias es tener una cuenta bancaria dirigida a usar para los viajes y actividades de verano. Al comenzar, puedes reservar tu presupuesto para el verano y sólo gastar de esa cuenta. ¿Quizás no sea suficiente dinero? En ese caso, puedes considerar ahorrar durante el año para las próximas vacaciones o, incluso, pedir un préstamo a corto plazo o una línea de crédito para disfrutar tus vacaciones.

Una buena organización de tus finanzas es la clave para un junio acorde al presupuesto. Al tener un fondo específico para el verano, puedes tener una idea de cuánto estás gastando y establecer metas realistas que logren el equilibrio entre lo que quieres hacer y cómo pagar por ello.

2. Cocinar al aire libre y en casa es una opción barata

Comer fuera de casa es una actividad que se realiza durante todo el año. Pero, durante el verano, aumentan las posibilidades de disfrutar de comidas familiares. La gente, sale y hace barbacoas más a menudo y, algo sencillo es cocinar una comida económica a la parrilla. Además, podrías organizar fiestas en el jardín para disfrutar de comida y bebida junto a tus amigos. Esto es una forma de evitar tanto viaje a restaurantes, aprovechando a hacer comidas más baratas en casa.

Esto nos lleva al siguiente punto: tu jardín. Junio es ideal para tener un jardín repleto de verduras y hierbas justo en tu puerta. Incluso, balcones de las ventanas pueden ser un lugar fácil para las hierbas y, por ejemplo, para los pimientos. No sólo te ahorra dinero al no tener que comprar tantas verduras frescas, sino que también puedes ahorrarte la gasolina al no tener que realizar el viaje de ida y vuelta, simplemente sal y prepárate para una comida fresca en tu jardín.

Si todavía necesitas ir al súper, no importa. El clima cálido hace que muchas frutas, verduras y hierbas sean abundantes y más baratas en el supermercado o en las granjas locales. Pero ¿por qué no haces el viaje a pie o en bicicleta?

3. Los niños están de vacaciones de verano

Tal vez los niños más pequeños no contribuyan con dinero para el hogar. A menos, que cuentes el tiempo como dinero. Entonces, en cierto modo, lo harán. Este es el mejor momento para que los niños se involucren más en las tareas domésticas y en pequeños proyectos. No sólo nos enseñan lecciones valiosas, sino que también nos ahorran a los adultos mucho tiempo y energía.

 Los niños mayores, sin embargo, pueden tener más oportunidades de contribuir (al menos indirectamente) en términos de dinero. Es el momento para comenzar los trabajos de verano y la independencia. Esto significa que los adolescentes son más propensos a ganar su propio dinero y a pasar más tiempo con sus amigos, lo que puede ahorrar dinero a los padres a largo plazo.

4. El entretenimiento low cost puede estar a unos pasos de distancia

Desde el deporte hasta la natación, desde el senderismo en el bosque hasta el golf con frisbee. Muchas actividades de clima cálido son baratas o, incluso, gratuitas. Por ejemplo, puedes convertir tu picnic al aire libre en un evento familiar. Puedes llevar algunos juegos de jardín o una pelota.

Muchos niños, sin importar la edad, pueden usar su creatividad para encontrar cosas divertidas y gratuitas para hacer al aire libre. Las familias con niños pueden ahorrar mucho dinero en entretenimiento y entradas con sólo estar al aire libre para pasar un buen rato. Además, es una excelente manera de que las personas de todas las edades desconecten de sus móviles y pasen tiempo con sus seres queridos.

5. Las compras fuera de temporada ofrecen un retorno

Hacer demasiadas compras durante el verano no es la manera más lógica de ahorrar dinero a corto plazo. Sin embargo, si lo miras de otra manera, las compras de verano pueden ahorrarte dinero. La selección de ropa para clima frío y artículos fuera de temporada es probablemente limitada. Pero, si te encuentras con alguno de estos artículos, es probable que sean a precios muy rebajados. Así que, mantén los ojos abiertos para aprovechar las rebajas.

Los muebles de verano y los accesorios de jardín también empezarán a venderse a medida que avance la temporada. En general, es prudente pensar en las próximas temporadas en lugar de hacer compras durante las horas punta. Por ejemplo, podrías hacer una lista de cosas que planeas comprar para el otoño y el invierno y echar un vistazo online y en la tienda para ver si hay grandes ofertas. Agradecerás haberlo hecho más tarde, y podrás ahorrar dinero en el futuro.

¿Quieres saber más consejos para ahorrar? Infórmate sobre cómo iniciar un fondo para los días de lluvia para tu familia.