Todo el mundo necesita un héroe

¿Qué es un héroe?

Para algunos, la palabra héroe le recuerda a un personaje de Marvel con súper poderes. Pero, el significado que te vamos a dar aquí es un poco más usual.
Ahora piensa en la persona que más admiras... ¿Es tu padre, un amigo, un profesor, o quizás es alguna celebridad? De alguna manera, estamos tan atrapados en ser adultos que pensamos que sólo un niño puede tener un héroe. Algunos pueden pensar "No necesito héroes" o "Soy mi propio héroe", ¿pero tienen razón?

Encontrar a tus primeros héroes

A menudo es cierto que empezamos a tener héroes cuando somos pequeños y eso es importante en nuestra juventud. Recuerdo que cuando tenía 9 años, veía mucho de la serie Dragon Ball Z y trataba de evocar, junto a mis amigos, ataques imaginarios de Kamehameha (o "rayos de energía") inspirados por la serie. La razón de esto fue que el personaje principal, Goku, se convirtió en mi héroe. 
Como mucha gente, a medida que crecía, mi necesidad de tener un héroe cambiaba continuamente de acuerdo con las expectativas que tenía para mí mismo. También, pasé por un período en la adolescencia, en el que pensaba: "No necesito héroes". Hoy en día, veo la necesidad de tenerlos de nuevo, tengo varios héroes que son listos, trabajadores, de mente abierta y, sin embargo, muy modestos. 

La importancia de los héroes

Los héroes pueden ayudar a proporcionar un propósito o una dirección a nuestras vidas. Así, nuestra elección de héroe podría ser vista como lo que Sigmund Freud llamaría el "super-ego", o el “yo ideal” al que uno quiere llegar. Tener buenos héroes es aún más importante, ya que pueden ser muy influyentes para una persona.

Además, los héroes pueden ser una gran herramienta para la superación personal porque son una inspiración o, incluso, un ejemplo a seguir. Tanto si son famosos como si no, puedes observar sus cualidades, su personalidad o sus habilidades para saber lo cerca que estás de alcanzar tus metas con ellos como modelo de referencia.

Muchas personas exitosas no sólo han emulado a sus héroes, sino que los han superado de alguna manera. Por ejemplo, la estrella del fútbol profesional argentino Lionel Messi admiraba a Zinedine Zidane como su héroe personal y, sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que superara a su ídolo.

Steve Jobs veía a Hewlett Packard como uno de sus héroes cuando era niño. A los 12 años, consiguió inesperadamente una beca en HP, tras llamar al propio Hewlett Packard para pedirle algunos recambios para poder construir su contador de frecuencia. Más tarde, Steve Jobs, se convirtió en una pieza clave de Apple, superando en muchos aspectos el éxito y los logros de su admirado Hewlett Packard.

Pero los héroes no tienen por qué estar necesariamente en el centro de atención y ser conocidos internacionalmente. Para muchas personas, sus padres o sus madres son los héroes a los que admiran, incluso siendo ya adultos.
Al igual que el príncipe Mario Max de Alemania, que ve a su padre como su héroe personal, debido a su coraje, optimismo y la voluntad de no dejar que los momentos difíciles le negaran lo mejor de sí mismo. El padre del príncipe Mario era solo un niño cuando vivió la Segunda Guerra Mundial y tuvo que abordar momentos muy duros.

Héroes de toda la vida

Desde la infancia hasta la madurez pueden desempeñar muchas funciones, ayudándonos a definir quiénes somos y quienes queremos llegar a ser. Nos ayudan a formar nuestros valores y nos motivan a ser mejores.
¿Quién es tu héroe?